sábado, 10 de julio de 2010

Fogata de amor y guía...

Hay canciones que sanan heridas, hay voces que sanan heridas… Su voz, única, tierna, hermosa, abrazó corazones, remendó historias desgarradas… Anoche ver a Víctor y a Teresa cantando “Razón de vivir” me produjo un escalofrío y una emoción muy grande. Le cantaban a ella, se cantaban a ellos mismos, me cantaban a mí, a nosotros… Sus voces sanan heridas, sus voces heridas y perseguidas son ahora, remedio y refugio, abrazo, casa y fiesta…

Tantas mujeres cuidan hoy la vida, la cuidaron y la siguen cuidando… Las vemos en las mañana llevando a sus hijos a la escuela, haciéndole frente al sueño y al frío, siempre presentes, siempre valientes, siempre de pie. Las vemos preparando la comida, trabajando, luchando, a veces, golpeadas, menospreciadas, humilladas…

Y ella, ella es el emblema. El emblema de mujer y de libertad, de justicia y de independencia, de lucha y de derechos, de sangre y rebeldía… Que triste perderte, Mercedes, que consolador tenerte, siempre, siempre cerquita del corazón, con tu música y tu canción endulzando nuestra tarde hecha de cuerdas de guitarra.

1 comentario:

Connie dijo...

Qué lindo, actualizaste el blog que el otro día me dijiste que tenías abandonado. Y lo más lindo es que estaba ahí con vos, mientras te emocionabas con "La negra", Teresa y Victor. Gracias por tu emoción y por los momentos, el resto ya lo sabes.